Estados Unidos Hoteles New York Noticias Viajando

American session

Temple Court, bajo la batuta de Tom Colichhio, irradia una estética clásica, los icónicos ladrillos rojos quedan expuestos y los conductos sobrevuelan las mesas.

Temple Court, bajo la batuta de Tom Colichhio, irradia una estética clásica, los icónicos ladrillos rojos quedan expuestos y los conductos sobrevuelan las mesas.

El diálogo con la historia, el diseño, el barrio, la arquitectura y refugio de palabras… la conversación puede darse cuando se conjuga sintonía. Eso ocurre en The Beekman, en lo mejor del new downtown del bajo Manhattan y entre los ríos East y Hudson de Nueva York. La herencia del hotel  está arraigada con los íconos culturales más influyentes de la historia. Es aquí donde Edgar Allan Poe escribe el artículo que publica The Broadway Journal. 

Originalmente llamado Temple Court y construido en 1881 en el estilo americano de la Reina Ana, la rica historia arquitectónica del edificio guió el diseño del hotel. Desde su exterior distintivo, hasta la belleza del interior victoriano maravillosamente decadente que se encuentra en el interior, The Beekman es un hotel con marca en el orillo y su nuevo esquema interior que la complementa. 

En el epicentro del estilo y la historia de Nueva York. Ubicado en el centro del próspero new downtown del bajo Manhattan y entre los ríos East y Hudson, The Beekman está rodeado de algunas de las atracciones más apreciadas de Manhattan, como el Puente de Brooklyn y el World Trade Center, el toro de Wall Street y Bowling Green Park. El Memorial del 11S está a unos pasos, un santuario contemplativo compuesto por un bosque de casi 400 robles blancos, las cascadas artificiales más grandes de los EE. UU., dentro de las huellas originales de las Torres Gemelas.

Una manera de comer

Como contraste con este aspecto industrial, los visitantes del restaurante se sentirán atraídos por las vidrieras multicolores en un mosaico abstracto de cuadrados verdes, rojos, azules, morados y amarillos. La carta acompaña perfectamente con reinvención de las recetas más típicas americanas. Aros de cebolla, bistec… a animarse, lo amerita.

Nacido y criado en Elizabeth, Nueva Jersey, Tom Colicchio hizo su debut culinario en destacados restaurantes de Nueva York, como The Quilted Giraffe, Gotham Bar & Grill, Rakel y The Mondrian. 

Ha sido aclamado por la crítica en Gramercy Tavern, su empresa Craft y Colicchio & Sons, entre sus muchos restaurantes de Crafted Hospitality en los Estados Unidos. Craft recibió el premio de la Fundación James Beard al Mejor Restaurante Nuevo 2002, el mismo año en que Colicchio recibió el Premio Bon Appétit American Food and Entertainment entretenidos como Chef del Año  El New York Times volvió a visitar Craft en septiembre de 2011, diez años después de su debut, manteniendo sus tres estrellas. y declarando que el restaurante es «tan mágico y delicioso como cuando se abrió».

Colicchio abrió Temple Court y The Bar Room (2016) y el Alley Cat Amateur Theatre (2018), todo en The Beekman en Nueva York. Desde 2006, Tom ha estado desplegando su experiencia y pericia a la televisión por cable como juez principal de la exitosa serie de cocina ganadora de un Emmy, Top Che.
Tom protagoniza y produce A Place at the Table, el documental de Participant Media sobre la inseguridad alimentaria en Estados Unidos, producido y dirigido por su esposa, Lori Silverbush y Kristi Jacobson. A Place at the Table , que se estrenó en el Festival de Cine de Sundance 2012 y fue lanzado por Magnolia Pictures en 2013, se ha convertido en la plataforma de lanzamiento de un movimiento nacional centrado en acabar con el hambre en los Estados Unidos.

El chef Tom Colicchio y el chef ejecutivo Carlos Benedicto se inspiran en la ubicación histórica y las raíces de Temple Court para reimaginar los platos clásicos de fin de siglo con un toque estacional característico. El restaurante también ofrece brunch de jazz todos los sábados y domingos, con trío de jazz en vivo. Los postres son creados por el talentoso repostero Abby Swain, quien destaca los ingredientes de temporada en su reinvención de los clásicos como el pastel de piña al revés y el Alaska horneado.
Junto a Temple Court está The Bar Room, que se encuentra en el impresionante atrio victoriano de nueve pisos del edificio y sirve variaciones artesanales de cócteles clásicos, como el  Oaxaqueño Old Fashioned,  Passion Sour  y  Frida Kahlo, que está hecho con Mezcal, banana, almond, Cointreau y lima.
 
«Temple Court combina los ingredientes viejos y nuevos -cuenta Tom-, apropiados según la temporada, y la creatividad en todas sus ofertas de menú, ya sea desayuno, brunch, almuerzo o cena. Junto con una hospitalidad excepcional y cálida, el restaurante se destaca por la experiencia gastronómica especial que los huéspedes reciben cada vez que son recibidos en Temple Court».

Los imperdibles son el venado Wellington, Oyster Rockefeller, Lobster Thermidor y su Alaska al horno.
Los locales estarán encantados de evitar el ajetreo del centro de la ciudad y la molestia de viajar cuando descubran que pueden disfrutar de una experiencia de alta calidad en Temple Court justo en su patio trasero.

Sobre el autor

Walter Duer

Nació en Buenos Aires en 1974. Escribe crónicas de viajes, libros (de humor, pero también otros no tan graciosos), guiones y obras de teatro para chicos. Todavía no descubrió si viaja por placer... o porque necesita alimentar su patología de robar botellitas de champú de los hoteles.