New York Por el mundo

Una vía entre el pasado y el presente

Huespedes 1

Así defendió al histórico edificio Jackie Kennedy cuando los neoyorquinos estuvieron analizaron derrumbar Grand Central Terminal

A principios de 1900 New York se reconoce como la nueva capital comercial, mereciendo un hito majestuoso. El vibrante movimiento cultural promovió la excelencia arquitectónica. Grand Central satisfizo ambos deseos, vigorizando el centro de Manhattan, transformando el transporte regional y dando forma a la ciudad que se conoce hoy.  

Abierta al público el 2 de febrero de 1913, es el centro histórico de transporte más famoso del centro de Manhattan. Su rica historia involucra riqueza y gran ingeniería, pero también de supervivencia y renacimiento.

Tras la Estatua de la Libertad, se la considera la segunda atracción turística más importante de Nueva York. Más allá de sus 45 plataformas y un movimiento que supera los 7.700 trenes al mes. Pasan por allí 750 mil visitantes a diario y trabajan 2500 personas en casi una centena de restaurantes y tiendas.

Una de sus principales atracciones el reloj de ópalo de cuatro caras que se encuentra en el centro del vestíbulo principal, encima de la caseta de información, y es a menudo el lugar de encuentro tanto para visitantes como para locales.

«El edificio está abierto al público de 5:30 a.m. a 2:00 a.m. Tiene sus propios servicios de emergencia médica y de bomberos, un equipo dedicado de la policía de la Autoridad de Tránsito Metropolitano (MTA) y la policía del estado de Nueva York mantienen la seguridad pública, grandes equipos de limpieza mantienen brillantes las plataformas, los vestíbulos y los comedores, los asistentes de la estación guían cientos de miles de visitantes diarios en la dirección correcta y un equipo de ingenieros capacitados mantienen los sistemas de construcción y las vías del tren en excelentes condiciones de funcionamiento», explica Will Lewis, el Director de Marketing de la estación Grand Central.

Grand Central, en transformación constante

Lewis nos brindó más detalles y secretos de cómo vive esta «ciudad dentro de la Gran Manzana».

– ¿Qué ha cambiado en el consumidor y los servicios en la última década?
– Hemos sido pioneros en incorporar con éxito las ofertas e alimentos, servicios y estilo de vida en un importante centro de tránsito. Durante la última década, las opciones disponibles se han vuelto cada vez más varidas y diversas. Estos incluyen una de las tiendas Apple más grandes del mundo, más de treinta y cinco opciones gastronómicas, incluido el icónico Campbell Bar, el restaurante con estrellas Michelin, Agern y la leyenda de Nueva York, el Cipriani. Hay más de sesenta tiendas de moda, belleza y estilo de vida de lujo, así como servicios esenciales para los ocupados neoyorquinos, que incluyen reparaciones de relojes, limpiabotas y hasta reparadores de raquetas de tenis! La venta minorista de alimentos está anclada en el Grand Central Market con trece puestos epicúreos icónicos de la ciudad de Nueva York, incluyendo Murray’s Cheese, Chocolates Li-Lac, «Farm-to-Table» de Eli Zabar, los mariscos Pescatore, etc.

¿Qué impacto tienen las nuevas tecnologías en el rendimiento de la estación?
– Es una preocupación constante. Hemos instalado nuevas pantallas de visualización de información digital en la sala principal, parte de la iniciativa Metro-North «Way Ahead». Estas pantallas vinculan información en tiempo real a las aplicaciones de los usuarios de teléfonos inteligentes Metro-North. Otras mejoras de infraestructura incluyen la actualización de escaleras mecánicas para mejorar el flujo y la experiencia de los clientes. Muy por debajo de GCT, la MTA está construyendo una nueva terminal que une a GCT con el ferrocarril de Long Island. Una vez finalizado en junio de 2022, el proyecto conocido como «East Side Access» servirá a 162.000 clientes con ocho plataformas disponibles. El proyecto de $ 11.1 mil millones es uno de los más grandes de América del Norte en materia de infraestructura.

– ¿Qué desafíos enfrentan para mantener el edificio en todo su esplendor?
– Como Monumento Histórico Nacional, se trabaja duro para garantizar que GCT mantenga su glorias. La última restauración importante de la Terminal fue a mediados de la década de 1990 cuando el icónico techo con la constelación de astros fue puesto en valor. Cada nuevo proyecto se revisa cuidadosamente para garantizar que el diseño y el material se combinen perfectamente con el edificio. Esto va desde la selección de mármol, la señalización para encontrar el camino y garantizar que el diseño y los logotipos de la tienda empatizan con el edificio. Por ejemplo, los colores y la tipografía de las nuevas pantallas digitales de la sala principal coinciden exactamente con los paneles icónicos que reemplazaron. 

– ¿Qué cambios han traído las tendencias de sostenibilidad?
– Es aquí donde nos encargamos de transportar desechos para maximizar el reciclaje. Los visitantes que caminan por la vía 15 pueden ver los enormes vagones del tren de reciclaje que se cargan durante todo el día, llevándose cientos de toneladas de desechos clasificados.  Metro-North se ha convertido en el primer ferrocarril en Norteamérica en lograr la Certificación ISO-50001, un marco reconocido internacionalmente que guía y apoya a las organizaciones para administrar la energía de manera más eficiente. La certificación se recibió después de establecer un sistema integrado para monitorear y mejorar cómo se usa toda la energía en todo el ferrocarril, que abarca subestaciones de energía de tracción, locomotoras diesel, calderas de combustible de calefacción y sistemas de iluminación en instalaciones como Grand Central Terminal y tiendas y patios. . Un nuevo software de sistema de gestión de energía permite a Metro-North rastrear con mayor precisión el uso de energía, identificar mejor las formas de reducir el consumo y ahorrar dinero.

– ¿Podría decirnos el recorrido perfecto para el visitante? 
– Nadie debería perderse la fuente para beber de mármol de Botticino, el reloj Tiffany más grande del mundo, el famoso Vanderbilt Hall, el icónico techo de la constelación, la acústica de la «galería susurrante», el Oyster Bar y el apartamento Campbell.

Hace más de 25 años United vuela sin escalas a diario a Houston al Aeropuerto Intercontinental George Bush, donde, además, cuenta con una terminal exclusiva: la B Sur Concourse.

Dejá un comentario