Argentina Buenos Aires Costa Atlántica Las Rutas del Flaco Noticias Viajando

Otra evolución en Pehuen-Co

Sebastián enseña fósiles a niñas

El Guardaparque de Pehuen-Co intenta cambiar paradigmas

Daniel, el coordinador del área de protección de Pehuen-co – Monte Hermoso y Bahia Blanca, Falsa y Verde me invita a tomar unos mates. Junto con él conozco a su compañera, Patricia, que se aboca a la parte de formación, educación y difusión.

 

Él es uno de los Guardaparques con más trayectoria y experiencia en la Provincia de Buenos Aires. Prácticamente vio la constitución y el desarrollo de la mayoría de las Áreas Naturales Protegidas.

En un primer termo de agua caliente, se rompe el hielo con anécdotas. Patricia cuenta que en Isla Martín García -al norte de Capital Federal- fue la Reserva Natural en donde se conoció con Daniel. Entonces él comienza a soltarse también y, entre historias de naufrágios y amores pseudoclandestinos, se va yendo la luz del día. Con ella, Daniel cuenta que tampoco le quedan muchos años de trabajo.

Patricia y Daniel con un ecoladrillo
Patricia y Daniel con un ecoladrillo
La Reserva Natural

El segundo termo es casi a oscuras y comienzo a lanzar algunas preguntas un poco más incisivas. Que el presupuesto, que la estructura organizativa y las internas regionales. De todo se habla, pero Daniel saca pecho: «Yo tengo la camiseta de la Provincia de Buenos Aires y la piel de Áreas Naturales Protegidas». Entonces me doy cuenta de algo y lo anoto en un papel que coloco boca abajo en el centro de la mesa de jardín.

No se esconden, se reconocen las falencias visibles en cuestiones administrativas y la escasez presupuestaria, pero hay un balance histórico -con voz autorizada- que da cuenta de los enormes avances de los últimos años.

«Está comenzando a haber una regionalización, lo que permite una mejor coordinación. Se suman hectáreas y con ellos personal», cuentan. ‘Siempre que se puede’, agrego yo, que sé que la realidad varía en latitud y longitud.

«Los Guardaparques son más protagonistas, tienen iniciativa», dice y lo mira a Matías, uno de ellos que con la cabeza asiente. Y sigue: «Trabajamos mucho por la capacitación y formación de guías turísticos y es muy valorable que hoy haya Guardaparques de carrera». Lo es.

Concientización

La Reserva se constituyó en 2005 y todos en el grupo de trabajo coinciden en que era difícil al principio: «La gente estaba acostumbrada a hacer lo que quisiera y un buen día llegamos nosotros para poner límites. ‘¿Quiénes son ustedes para decirme qué puedo o no hacer?’, piensa la gente. Lógico, viven acá hace generaciones. Pero eso también ha cambiado. Las personas están mucho más receptivas y logramos trabajar en los colegios generando consciencia. Actualmente tenemos una muy buena campaña de reciclaje con ladrillos ecológicos. También llegamos a acuerdos de mutuo control entre pescadores. Siempre que un Delfin Franciscana, una tortuga o lobo marino queda atrapado en una red, nos avisan».

Siempre me muestro en contra de la pesca -o caza de cualquier tipo- y no dejo de hacérselos saber. Señalo que para mí existe una incoherencia entre la filosofía de la protección medioambiental y los permisos arbitrarios para la explotación de «recursos». Pero entiendo que la lucha no se gana de un día para el otro y que para avanzar a paso firme deben irse generando consensos.

Nos tomó siglos cambiar el paradigma geocéntrico. Otro tanto asumir el evolucionismo. Todavía las sociedades son antropocentristas. Y estamos en la era de la búsqueda de la sustentabilidad y el conservacionismo ecológico. A pasos más o menos pequeños, algo avanzamos.

Todavía ronda en mi cabeza algo a la hora de despedirme. Algo que noté y anoté en ese papel sobre la mesa. Le pido a Daniel que lo agarre y lo lea: «Habla, siente y vive de una forma pasional. Todavía le queda bastante por trabajar en Áreas Naturales Protegidas».

Las Rutas del Flaco

Sobre el autor

Franco Barletta

La vida del viajero es tan increíble que para quien no la lleva es ficción. Pero en toda ficción hay biografía y son las experiencias las que nos demuestran que la realidad siempre, siempre la supera...
Las Rutas del Flaco.