Destacadas Las Rutas del Flaco Patagonia Viajando

Mate, ¡Che! El sabor de la Patagonia en Chile

Mate Che

Entre montañas y lagos, el corazón de la Carretera Austral chilena le invita un mate al turismo argentino

Donde Chubut se torna amarillo estepa y meseta, con largos cientos de kilómetros sin pueblos ni refugios, al otro lado de la cordillera se ocultan los fiordos chilenos. Una gran cantidad de Reservas Naturales con picos montañosos, glaciares, lagos y cascadas rodeados de bosques patagónicos que tienen su base de expediciones en Coyhaique.

Se trata de la principal ciudad de Aysén, la décimo primera región trasandina. Otrora poco conocida en profundidad hasta por los propios chilenos, como su vecina del sur Magallanes y Antártica Chilena.

Tierras de pioneros, patagones y colonos que se mezclan con la “modernidad” de la integración nacional. Nuevos emprendimientos que se combinan con las costumbres campesinas del hogar a leña y “la once”, la merienda tradicional. 

“El que va apurado en la Patagonia, pierde el tiempo”, dice el dicho. Es una realidad. Son tantos los destinos por visitar como largas las distancias a recorrer. Otra verdad es que el tiempo vacacional pasa volando. Por eso, la clave está en saber escoger los destinos a medida y el mejor servicio para garantizarse una estadía disfrutable al máximo.

Acérquense al fogón que el agua ya está y empieza la ronda…

¡Mate, Che!

 “Lo que más me gusta de los argentinos son sus panaderos”, cuenta un purrete que también  añora ser “el Messi del Rodeo” en Coyhaique. En los autos, en los negocios, en las casas, se escucha música argenta y se sintonizan los diales de los poblados hermanos. Aunque cuando alguna festividad se presenta, suenan fuerte Los Vásquez, el dúo local, complementando la mancomunión.

“Durante muchos años, nuestra vía de comunicación con el resto del país se hizo a través de Argentina. De hecho, el principal aeropuerto regional es el de Balmaceda, donde los aviones carretean prácticamente sobre la frontera”, explica el vínculo Karla, dueña de Expediciones Mate, Che. Nombre que eligió en honor a los modismos de su padre.

“Ahora queremos ofrecer lo mejor. Lo indómito de la Patagonia chilena”, sirve la mesa con unos dulces caseros de rosa mosqueta y se ofrece a acompañarnos en un recorrido particular: Seis Lagunas y Lago Elizalde.

Con un clima londinense y el sol atravesando las nubes, los rayos pintan sobre el agua -que se abre camino entre las cumbres- y lo ilumina hasta su llegada al Elizalde. Transparente, mirarlo es ver su lecho. A la distancia panorámica, toma un color celeste intenso. Típico de bajas temperaturas.

A las laderas de los cerros, se abren grietas que forman vertiginosos saltos de cascadas. La ruta de vuelta hacia Valle Simpson –asentamiento pionero- se encuentra salpicado por ellas, como salpicado se encuentra el cielo de decenas de Cóndores, el ave emblema de los Andes.

Capillas de Mármol suele ser uno de los destinos más visitados. Es la perla del General Carreras, el segundo lago más grande de América Latina. Su atractivo es incuestionable. Sin embargo, las cavernas solas no representan la identidad chileno-patagónica.

Para conocer esa raíz, es preciso alejarse de las muchedumbres que corren a ritmo acelerado para capturar la foto. Una buena lembranza es menos efímera. La anécdota de un poblador es siempre más rica y provechosa que el aporte wikipediano de un guía de temporada. Pero gustos y circunstancias hay tantas como variadas y para cada una de ellas existe un viaje.

¡Mate, Che …que desde Chile nos invitan!

+info

Seis Lagunas y Lago Elizalde

Coyhaique, Puerto Aysén y Puerto Chacabuco

Puerto Ibáñez y Saltos del Río Ibáñez

Parque Nacional Queulat

Capillas de Mármol y Caleta Tortel

Las Rutas del Flaco

Sobre el autor

Franco Barletta

La vida del viajero es tan increíble que para quien no la lleva es ficción. Pero en toda ficción hay biografía y son las experiencias las que nos demuestran que la realidad siempre, siempre la supera...
Las Rutas del Flaco.

Dejá un comentario