Argentina Cuyo Destacadas Hoteles San Juan Viajando

Comer, beber y dormir en Marale Wines

Marale Wines Hotel Boutique

A pocos kilómetros de San Juan capital, entre viñedos y cordillera, asoma un hotel boutique para quienes buscan relajarse lejos del bullicio de la ciudad

Marale Wines Hotel Boutique

En el primer piso, el restaurante conduce a un deck desde donde se contempla la vista a la finca

Nuestro país tiene un mapa enológico exquisito. Algunas zonas afloran más popularmente que otras. Y a medida que una bodega crece, los proyectos e ideas también, asumiendo riesgos y consecuencias.

San Juan es la provincia del sol y la que siempre lleva impreso en su ADN el nombre de Sarmiento. Comparte la Región Cuyana con San Luis, La Rioja y con su principal oponente, Mendoza.  Tiene valles, zonas áridas,  pre- cordillera e historia.

La mayoría de los hospedajes  se concentran en San Juan capital. Hasta que uno googlea y aparece en el medio de la nada misma, o mejor dicho, en Villa Media Agua. Esta localidad, pequeña y austera, está a tan sólo 46 km kilómetros de la ciudad, y a una hora de Mendoza. Allí, por detrás de los parrales cuyanos, asoma Marale Wine Hotel Boutique.

La finca y sus plantas ya existían en la zona pero  los hermanos Marcelo y Alejandro se embarcaron en un ambicioso proyecto y construyeron un hotel con vista a ese escenario cordillerano.

Así nació Marale (el nombre surge de la combinación de sus principales dueños).  Con apenas un año de antigüedad, se posicionó como una alternativa deluxe para quienes buscan alejarse del bullicio de la ciudad, y también para los ejecutivos que trabajan en las empresas mineras y calcáreas asentadas en la zona.

Sus dueños son conscientes de todo aquello que deben mejorar. Aún así,  el hotel aspira a seguir creciendo. Actualmente cuenta con 10 habitaciones espaciosas y confortables,  un restaurante y la bodega, claro. La mayoría de ellas dispone de amplios balcones para que nadie se quede sin disfrutar de un amanecer cordillerano.

Todo el complejo dispone de Wifi gratuito. Hay estacionamiento privado, y en las habitaciones los huéspedes encontrarán una caja de seguridad para su uso en el caso que lo necesiten.

Próximamente, sumarán entre sus amenities una piscina, salón para reuniones y spa para relajarse, copa en mano.

Franc 162, restaurante gourmet

El encanto de combinar sonidos naturales, ingredientes de estación y vinos. Franc 162 es el nombre que recibe el espacio gastronómico del hotel, en honor a uno de sus varietales – Cabernet Franc- y a la numeración de la ruta 162 por donde llegan los visitantes.

Se ocupan del servicio de cada desayuno y siempre están atentos a lo que el huésped solicita. Por las noches es posible disfrutar de un menú de tres pasos, con opciones diferentes de platos, maridados con algunas etiquetas de la finca.

La carta se renueva constantemente. Aunque no abundan inmumerables páginas, el menú destaca especialmente aquello característico de la zona, y la preparación de los platos se realiza con los ingredientes del propio terreno, para hacer más autóctona la experiencia.

Vinos boutique

Hotel y viñedos. Ese binomio, junto a la gastronomía gourmet, se marida en Marale Wines. La finca produce vinos jóvenes provenientes del terroir de Media Agua, sumado a sus etiquetas de Reserva y Gran Reserva con uvas del simbólico Valle del Pedernal, ubicado a 1.400 m.s.n.m.

Es una bodega boutique pero con maquinarias y tecnología de última generación. No es fácil tratar las uvas en medio de tanto calor y zonda alamante. Por eso, antes de fermentar, las transportan por unos conductos metálicos para contrarrestar su temperatura, previo a su ingreso en el tanque de acero inoxidable. 

Marale Wines tiene entre sus cepas malbec, cabernet sauvignon, syrah, bonarda y cabernet franc. Si hablamos de etiquetas, hay que resaltar que entre sus estandartes figura un vino dulce llamado  «Pasita», elaborado a partir de la uva secada al sol, tal como hacen los italianos de quienes emularon su proceso. 

Los huéspedes pueden recorrer la bodega, su sala de fermentación y de barricas , ubicada justo debajo del restaurante. Quienes se animen podrán jugar en el laboratorio a ser «enólogos por un día» y componer su propio varietal, asistidos por el enólogo de Marale Wines.

Con sus volúmenes de producción, además de abastecer al mercado local exportan sus etiquetas a otros países. Y la premisa que los guía en su andar, los conduce siempre hacia vinos de calidad, aunque eso signifique menor producción. 

+ Info www.maralewines.com

Dejá un comentario