Argentina Hoteles Jujuy Jujuy Norte Purmamarca Viajando

La Comarca: Dormir entre siete colores

La Comarca Hotel. Purmamarca

Un recorrido por el Norte Argentino no se completa sin al menos una noche de peña y un amanecer silencioso en Purmamarca. Pero el hotel La Comarca tienta a estadías más largas

La Comarca Hotel . Purmamarca

Como hundida al pie de los cerros, ofrece la tranquilidad necesaria para un merecido descanso

En aimará, ese lenguaje andino propio de las tierras del altiplano, Purmamarca significa “pueblo de tierra virgen”. Ubicada a 65 km de San Salvador de Jujuy, esta villa parece escondida al pie de paletas coloridas, bordeada por el río que le da nombre al pueblo.
Los siete colores tiñen el paisaje. Se trata de una combinación de sedimentos aportados, en diferentes años, por los períodos de formación geológica. Arcilla roja, vestigios de hierro, piedras calcáreas, veteado cobrizo y hasta un dejo plomizo; toda la paleta que se derrama en ese cerro, en el “pueblo de tierra virgen”.
Y así, como suspendido entre terracotas y ocres, parecería tener la templanza ideal para el reposo de quienes se aventuran a recorrer el Norte Argentino. La recomendación es pasar al menos una o dos noches alojados para descubrir las silenciosas calles del pueblo al amanecer.
Llegar hasta allí no es difícil. Si no se cuenta con medio propio o se contrata una excursión, los micros que parten desde la renovada terminal de ómnibus de la capital jujeña, tienen una frecuencia razonable y ofrecen distintas opciones.

Un hotel con encanto

Bajo ese mural nos hospedamos en La Comarca, ubicada en un privilegiado punto en las afueras del pueblo. Tan sólo llegar, a la vista se observan como pequeñas casitas de piedra construidas alrededor de una plaza verde central que conecta los diferentes espacios de los que los huéspedes pueden disfrutar. Pero la retina se pierde en los cerros y hasta en los cardos que a diferentes alturas se elevan hacia el cielo.

Es el agua que recorre ese camino natural que conecta a las habitaciones, la que inunda las flores que armonizan aún más los espacios. Y por la noche, el cielo norteño se abre para que nadie se pierda ese espectáculo que la luna y las estrellas se esmeran en brindar.

La Comarca ofrece distintas alternativas para alojarse entre casas, cabañas, habitaciones familiares y suite con todos los servicios y comodidades para que cada uno se sienta como en su casa. Entre las amenidades más valoradas, el complejo dispone de sauna, jacuzzi y gabinetes para el cuidado y la relajación corporal. También hay una piscina a cielo abierto para hacer frente a las altas temperaturas cuando el sol no da tregua.

Y ya sea luego de unas vueltas por la plaza principal de Purmamarca, recorriendo su artesanal feria, o después de caminar por el “Paseo de los colorados” (una vuelta de aproximadamente 3 km por alrededor de los cerros que desemboca en núcleo del pueblo), estas posibilidades se convierten en mimos que se aplauden aún más cuando el paisaje acompaña.

También hay tiempo para agradar al paladar. El restaurant está al alcance en todo momento. Allí es posible apreciar la gastronomía típica norteña. Y resalta, además, la carta de vinos de la región con el que se maridan los selectivos platos. En su salón también se ofrece el desayuno todas las mañanas. Pero si el tiempo lo permite, recomendamos sentarse a disfrutar de un café en la galería exterior, con la mirada perdida en esos siete colores norteños.

Más info y reservas en www.lacomarcahotel.com.ar

Dejá un comentario