Argentina Viajando

Cruceros, garantía de entretenimiento

A bordo del nuevo barco MSC Poesía no hay chance de aburrirse: piscinas, casino, disco y actividades a medida del viajero argentino

Barco_MSC_Poesia 18

 

PUERTO DE BUENOS AIRES.– Los containers de colores apilados en el puerto parecen pequeños ante el porte del MSC Poesía. Enorme, alto, de estreno, aguarda expectante por el inicio de su primer viaje con destino a Punta del Este. En la temporada, tocará un puerto tras otro: de noviembre a abril, este nuevo barco de la flota MSC llevará viajeros felices con una tripulación que augura comodidades y detalles sabiendo que cada dos huéspedes hay uno de ellos a su servicio.

Este gigante donde pueden convivir más de 3200 huéspedes sin estorbarse unos a otros, toca las costas de Ilha Grande, Ilhabela, Búzios, Copacabana, Cabo Frío, Río de Janeiro, Punta del Este y Buenos Aires, se empapa de la belleza de cada playa y vuelve a partir sin pausas. Sus camarotes son reflejo de tranquilidad: son espaciosos para un barco, la mayoría cuenta con balcones para observar el mar y convidan, como bienvenida, con un listado frondoso de actividades sin importar la edad. Todos pueden ser parte de todo. Nadie se queda sin hacer algo aquí.

Desde el que va en plan de pareja y opta por un masaje en el spa donde reciben con el balsámico saludo namasté, hasta el que quiere diversión a toda hora –sea en las dos piscinas de cubierta, en las clases de fitness organizadas con la energía de Megatlón, o decide probar suerte en el casino, todas las puertas se abren al entretenimiento pleno.

Este crucero sube la apuesta por los viajes temáticos, una experiencia que redefine la idea del relax en sí mismo. En el Poesía habrá salidas especiales para amantes del fitness, de la gastronomía (con el asesoramiento y las clases de Martiniano Molina), zarpará un crucero de la moda, otro del humor y un rítmico Crucero Baila Conmigo.

Por supuesto, los clásicos que hacen que un crucero sea tal no están ausentes. Hay múltiples restaurantes –desde las comidas rápidas ideales para el mediodía de Le Fontane próximo a las piscinas, hasta la elegancia de Il Paladillo o el íntimo Sushi Bar-, los camareros traen el postre con fuego vivo cantando entre las mesas para delicia de los huéspedes, hay shows a toda hora ya sea en el teatro inmenso o en los bares con el cantante Guillermo Guido con sus románticas baladas, y los chicos (niños y teens) tienen cada uno su espacio de diversión.

Pareciera que el plan del día jamás termina. Es esa sensación que se tiene cuando se lo está pasando de maravillas. La fórmula está claramente planteada y es una gran tentación para que ese estado se reproduzca en cada pasajero –haya elegido las salidas de 3, 7 o 9 noches- desde el mismo momento en que subió al gigante y se dejó llevar por él.

 

+ info
www.msccruceros.com.ar