Hoteles Inglaterra

Virginia Wolf y el diseño intelectual

Bloomsbury Club Bar Interior 6 HighRes

El hotel The Bloomsbury, en el centro de Londres, se ha remodelado y ofrece un increíble brunch en la terraza inspirada en la Señora Dalloway

El edificio original de 1928 es una célebre obra arquitectónica de Sir Edwin Lutyens con impresionantes espacios. El atrevido restyling de la mano de Martin Brudnizki, con muchos patrones fuertes, formas de decoración y gran atención a la textura, es hermoso y cautiva.

El barrio de Bloomsbury se caracteriza por sus elegantes plazas y calles ajardinadas con una ecléctica selección de tiendas y boutiques. El hotel, a pocos pasos de Theatreland, Soho y Covent Garden, se ha transformado bellamente y con gran sensibilidad tras un programa de inversión de varios millones, que incluye una nueva recepción, sala de estar para los huéspedes y la Dalloway Terrace, nombrada así en honor al personaje de Virginia Woolf: un espacio elegante, poético y típicamente inglés.

Una nueva conversación en el distrito de la charla

La entrada original ha sido restaurada, incorporando un nuevo dosel acristalado para mejorar la experiencia de llegada de los huéspedes. El vuelo original de los escalones de Portland Stone conduce a la nueva área de recepción y al espacio íntimo que cuenta con una sala de estar inspirada en Lutyens.

Aquí, una paleta de colores de verdes apagados y rosas, se acentúa con una mezcla eléctrica de muebles, obras de arte e iluminación. Además de un llamativo papel tapiz botánico inspirado en el patrimonio propio, hay una chimenea, un punto focal acogedor, todo diseñado para crear una sensación más parecida a una casa privada que a un hotel tradicional.

The Coral Room 

La magnífica habitación Coral se encuentra dentro de un área de 2.100 metros cuadrados. El espacio de doble altura en la parte delantera del hotel fue diseñado en colaboración con el reconocido estudio de diseño Martin Brudnizki.

Teniendo en cuenta el diseño original de Lutyens y el estado que figura en la memoria descriptiva del edificio. Esta área de la barra se ha reimaginado con sensibilidad. Las paredes con paneles originales se conservan y se les ha dado un acabado de laca de alto brillo en un coral vivo, un color que Lutyens apreciaba.

Una característica sorprendente son los cinco candelabros de cristal de Murano hechos a medida, creados especialmente para el espacio. Las paredes cobran vida con 36 piezas de arte originales, encargadas por el ilustrador inglés Luke Edward Hall e inspiradas en el área de Bloomsbury y la arquitectura de Lutyens.

Más tradiciones gastromómicas

El último capítulo de la restauración sigue con los lanzamientos de los galardonados Dalloway Terrace y The Bloomsbury Club Bar, que se agregaron a la propiedad en 2016.

La terraza inspirada en el personaje y novela de Woolf se convirtió en uno de los lugares de comida al aire libre más buscados de Londres. Con techo completamente plegable, pero totalmente climatizado en invierno, ofrece la paz y el encanto de un jardín aislado. Abierto desde las 7 AM, sirve desayunos ligeros , brunch o platos a la carta durante todo el día y se ha convertido en uno de los restaurantes más instagrameados de la ciudad.

El Bloomsbury Club Bar propone el romance de la vieja escuela y la magia de la época pasada de glamour al hotel. Está amueblado con sillones de cuero lujoso, iluminación atmosférica y ricos paneles de caoba inspirados en la vida del famoso conjunto hedonista Bloomsbury, integrado por Virginia Woolf, John Maynard Keynes, EM Forster y Lytton Strachey, que vivieron, trabajaron o estudiaron juntos en el corazón de este histórico barrio.

El bar conduce a un espacio al aire libre encantador; una gruta centelleante perfecta para las largas noches de verano, mientras que el menú de bebidas tiene influencia de los años 1920 y 1930, con una selección de cócteles originales que llevan el nombre de los iconos literarios de la zona y su estilo de vida libertino.

La intimidad de los cuartos

La misma combinación de encanto histórico y elegancia contemporánea que define la estética del hotel también recorre sus habitaciones. Una decoración sobria se combina con detalles arquitectónicos de época, muebles de lujo y baños de mármol italiano para darle un toque clásico con una pincelada de diseño moderno.

Cálidas paletas de colores naturales y suntuosas telas, representa el epítome del lujo refinado, con cortinas y alfombras reemplazadas con persianas y pisos de madera en un ambiente moderno y fresco.

Dejá un comentario