Vidriera de Bodegas

Enoturismo de verano: algo más que vinos

Kaiken sunset session

Desde un atardecer con vistas a la Cordillera, hasta una degustación que incluye planes para toda la familia. Más bodegas mendocinas suman sus apuestas

Dificil aburrirse en la tierra del buen sol y del buen vino. Quien no encuentra planes entretenidos y a medida, es porque todavía no sucumbió a sus encantos.

Desde que comenzó la temporada estival, cada vez más bodegas – y no sólo de Mendoza – se preocupan por ofrecer experiencias que mejoren la oferta enoturística que crece día a día.

Ya que para muchos degustar un vino puede ser una actividad muy aburrida o elitista, compartimos las propuestas de dos bodegas en terroir mendocino que agregaron algunos otros condimentos para que la visita a una bodega sea un plan que nadie quiera sacrificar.

Pasen y beban lo que las bodegas Kaiken y Cruzat tienen para ofrecer.

Kaiken Sunset Session

Nada de improvisación. Este plan de varios ingredientes va por su 7ma edición. La próxima cita será el viernes 14 de febrero de 19 a medianoche (el evento se había programado para el viernes anterior, pero las condiciones climáticas obligaron a posponer el día)

El encuentro propone disfrutar muy relajadamente del atardecer mendocino. Maridan ricos vinos por copa, tragos, exquisita gastronomía y música en vivo en el jardín de la bodega, con los ojos puestos en la Cordillera de Los Andes.

Al evento se suma la Distribuidora Ley Seca con una tentadora barra de tragos de autor. Las entradas se adquieren por evenbrite

La bodega Kaiken está ubicada en la localidad de Vistalba. Todos sus etiquetas se elaboran con uvas de fincas localizadas en las mejores zonas vitivinícolas de Mendoza y también de Salta.

+ Info www.kaikenwines.com 

Family Plan en Cruzat

La bodega con base en Luján de Cuyo, Mendoza, tiene un programa pensado para que los más chicos se diviertan y los adultos se relajen perdidos entre los aromas de sus cepas.

Un entretenido recorrido por la “fábrica de espumosos”, donde chicos y padres aprenden sobre todos los procesos: viñedo, producción, degustación y práctica de aromas. 

Durante la degustación de la que participan los adultos, los chicos diseñan y pintan la etiqueta de una botella de Cruzat que se llevan sus padres de souvenir.

A esta propuesta, Cruzat suma otras atracciones tales como un picnics, experiencias en las terrazas de la bodega, reconocimiento de aromas en el vino y recorridos por la cava subterránea.

+info: www.bodegacruzat.com

Sobre el autor

Mariu Martini

Locutora. Periodista. Amo viajar,comer y beber rico. Adoro ir a eventos, muestras, paseos y a todo lo que haga la vida más divertida. Y como siempre encuentro un motivo para disfrutar, me gusta compartir mis experiencias para que descubras el placer de la tuya.

Dejá un comentario